Pensamiento lateral, una alternativa a la razón

Pensamiento lateral, una alternativa a la razón...

El pensamiento lateral lo defino como una alternativa a la razón. Estamos acostumbrados a seguir el razonamiento lógico para tomar decisiones y en general, para desenvolvernos en cualquier ámbito de nuestra vida. Sin ser conscientes de ello, esta forma de pensar favorece que obtengamos los mismos resultados. Y cuando esta metodología falla nos quedamos sin opciones, y sentenciamos nuestra impotencia con alguna de estas creencias limitadoras: no hay nada que hacer, esto es imposible, no hay solución, siempre se ha hecho así, esta es la única manera correcta de actuar… Hay otra forma de plantearse la vida, es no dar nada por supuesto, y llevar el “y por qué no” al último extremo. Se trata de descomponer los modelos (métodos que nuestra mente tiene interiorizados como verdaderos y únicos) en partes, y reestructurarlos de otra forma diferente, habitualmente más eficaz, y que por resultado, nos ofrece alternativas sorprendentes, inimaginables siguiendo el método lógico. El primer paso para abrir la mente a las alternativas de la razón es un cambio de actitud. Es como revelarse ante la rigidez y los dogmas. Hay que considerar cualquier enfoque a un problema como útil, no como único posible, ni necesariamente el mejor. Esta otra forma de pensar, la alternativa a la razón, es la base de la creatividad. Sin que sea el objetivo, surgen nuevas ideas, se obtiene más información, se optimizan las cualidades, y lo que es más importante, se reconsideran cuestiones aceptadas de carácter permanente. El segundo paso es la aplicación del sentido del humor a todo cuanto nos sea complicado e incómodo. Y por último, la práctica de diferentes técnicas para convertir en hábito este nuevo planteamiento. Existen muchas técnicas que nos pueden ayudar mejorar en este tipo de pensamiento. Una de las más conocidas es la lluvia de ideas o brainstorming, en la que se trata de crear un marco especial donde se prescinde de toda inhibición y se fomenta la libre circulación de ideas, por disparatadas que parezcan o imposibles de llevar a cabo. Es como abrir la ventana a la imaginación, dando rienda suelta al mundo de las posibilidades. Otras conocidas son, la revisión de supuestos, con el objetivo de liberar las creencias limitantes que se dan por sentadas en las valoraciones ante un problema. El método de inversión, en el que se invierte el sentido de la dirección de una situación. En esta se busca tener una visión diferente, no la correcta, evitando la secuencia lógica que nos conducirá siempre a la misma visión del problema. Para más información, consulta el curso sobre pensamiento lateral....